Captura5-min.png

SOBRE

NOSOTROS

Captura7-min.png

SECCIÓN DE CRÉDITO

SECCIÓN DE ALMENDRA

SECCIÓN AGRARIA /

SUMINISTROS

SECCIÓN DE ENERGÍAS RENOVABLES

SECCIÓN DE

DESARROLLO RURAL

SECCIÓN CULTIVO EN COMÚN

La Cooperativa d'Atzeneta tiene más de 75 años y siempre se ha regido por los principios cooperativos. 

Actualmente, las seis secciones de que consta la Cooperativa son:

Dentro de estos servicios hay que diferenciar la Sección de Almendra y Sección Agraria / suministros. La primera está dedicada a la comercialización de la almendra . Mientras que la segunda tiene una oferta muy amplia y atractiva para socios y socias: tienda de suministros agrícolas, fertilizantes, fitosanitários y todo el material necesario para las explotaciones agrícolas, servicio de telefonía móvil y de internet, servicio de seguros de todo tipos, suministro de gasóleo para calefacción, suministro de energía eléctrica, gasolinera y supermercado Charter

La Sección de Almendra tiene sus instalaciones en la avenida de Meanes, que incluyen almacén y báscula. La Sección Agraria/ Suministros tiene una tienda en la misma avenida y el resto de servicios se prestan en la avenida de Castelló.

A parte de la diversificación de la oferta, la Cooperativa ha desarrollado una clara vocación comarcal y está dando servicio a socios y socias de seis pueblos: Atzeneta, Benafigos, Los Ibarsos, Useras, Vistabella y Chodos. Nuestra institución quiere ser un agente activo en la Mancomunidad del Penyagolosa-Pueblos del Norte, constituida por Atzeneta, Benafigos, Vistabella y Chodos.

anton-eprev-IPnJpOzU-WA-unsplash2.jpg

Los principios cooperativos están al ADN de la Cooperativa y nos diferencian de cualquier otro tipo de empresas. Estos son: adhesión voluntaria, gestión democrática, participación económica de socios y socias, autonomía y independencia, educación, formación e información, cooperación entre cooperativas, preocupación por la comunidad e igualdad.

1.296

SOCIOS

La economía social pone en valor el papel de las empresas como motor de cambio hacia un modelo de gestión empresarial más sostenible a nivel social, ambiental y económico.

En este sentido, el modelo de la Economía del Bien Común (EBC) sitúa a las personas en el centro, y propone una nueva forma de medir a las empresas basada en su aportación al bien común, - “el objetivo de la actividad económica es la satisfacción de las necesidades humanas”-, justifica Christian Felber, impulsor del modelo económico extendido a nivel europeo e internacional.

La EBC considera cuatro valores fundamentales basados en la dignidad humana, la solidaridad y la justicia, la sostenibilidad ecológica y la transparencia y participación democrática.

En línea con los principios de la EBC, la Cooperativa Agrícola Sant Bertomeu d'Atzeneta inició en el ejercicio 2020, un proceso de integración de los criterios de sostenibilidad en su actividad, midiendo su aportación al bien común y evaluando la gestión de todas sus secciones.

La elaboración del balance del bien común ha permitido a la cooperativa analizar su gestión de la cadena de suministro, la integración de políticas de proximidad con proveedores locales, la evaluación de sus finanzas éticas, la satisfacción de sus clientes y/o socios o el clima laboral entre otros aspectos. Los diferentes planes de mejora surgidos tras el proceso se integrarán en la estrategia de la cooperativa y nos permitirán avanzar en el desarrollo sostenible.

Algunos de esos planes pasan por el cálculo de la huella de carbono para demostrar su compromiso ambiental y luchar contra el cambio climático, la elaboración de un plan de sostenibilidad medioambiental, la creación de nuevos canales de comunicación y participación con sus clientes o la apuesta por la economía local a través de la elección de proveedores de proximidad.

Con este balance del bien común la Cooperativa refuerza su compromiso social y establece una hoja de ruta para garantizar una gestión más sostenible basada en las relaciones con sus proveedores, sus clientes, sus empleados/as, sus socios, el entorno natural y con la sociedad en general.

Gracias a la integración de estas políticas de responsabilidad social corporativa, la cooperativa avanza en la consecución de nuestros fines cooperativistas y garantiza un desarrollo local basado en la cooperación, la responsabilidad y la sostenibilidad.